¿En qué se parece Melania Trump y una cebolla?


Al principio nos hizo llorar pero después aprendimos a quererla

Es complicado la comparación entre Melania y una cebolla principalmente porque una tiene mas cualidades y propiedades que otra. Me refiero a la cebolla. En cualquier caso, sí que ambas guardan muchas similitudes entre sí. Por ejemplo, al principio la cebolla nos hace llorar y por eso a priori solemos detestarla.  Sin embargo, después hay que reconocer que todos acabamos amándola porque supone la clave de cualquier guiso. Es decir, que no nos gusta tratarla pero cuando hay que digerirla o saborearla ¡bien que nos encanta! A mí me pasa lo mismo con la Primera Dama. Me costó verla, conocerla y admitir que iba a ocupar un puesto cuyo listón estaba ya muy alto gracias a Michelle. Observando su trayectoria mediática desde que conoció a Donald, hace ya 18 años, ha tenido diferentes cambios de estilo que queremos destacar. Cabe mencionar que la señora Trump tarda en pasarse… como la cebolla.



Se dice que el hábito no hace al monje… ni a la monja

En los primeros cuatro años Melania era eso, Melania con todas sus letras. Provocadora, sensual y con un look como de otro barrio que no era al Upper East SideEsta época duró lo mismo que tarda en afianzarse su relación con el señor Trump. Una vez decididos y con un tono mas serio, la actual Primera Dama da un giro radical a su imagen y comienza a taparse. Pero mucho. Pieles carísimas de animales en peligro de extinción e incluso outfits que no había ni por dónde cogerlos porque eran tan forzados como su mirada de pose asesina. Es decir que evolucionó… pero a peor; de señorita de las revistas a “doña” a secas. A partir del 2000 nos ofrece de nuevo una versión propia mucho mas sofisticada. ¡Vuelve a ser ella! Y parece que encontró su estilo. Vestidos mas del XXI, fuera los clásicos e incluso se atreve con las transparencias y cuando todo parecía maravilloso va Trump y lo estropea. Comienza la carrera política del empresario billonario. En plena campaña su mujer, en un intento fallido de “parecerse a” vuelve a tornar su imagen hacia un discreto y “kennedisiano” plano. Hecho que le queda grande porque pudiendo ser ella misma, natural y graciosa nos quiere vender una imagen de ser la mujer y Primera Dama que todos estábamos buscando sin saberlo.



1999-2002, una más de sus trofeos

En el 99 aparece por primera vez como pareja oficial del magnate de los negocios Trump. Melania, que por entonces tenía 29 años, comienza a aparecer en las primeras alfombras rojas con vestidos muy ceñidos y donde la sensualidad y el erotismo pretenden ser protagonistas de cada uno de sus outfits.




2003-2006, tápate un poquito guapa

Consciente ya de ser protagonista de los objetivos de las cámaras en cualquier evento y una vez asentada su relación con el actual presidente americano, Melania comienza a dejar de lado la sensualidad de los looks a las que nos tenía acostumbrados. Comienza su adicción a las pieles y trata de dar a su imagen un cambio radical de “sexy model” a “señora de”.




2007-2010, otra Melania

Su asesor de imagen bien se podría colgar alguna medalla. No muchas, porque con Melania lo ha tenido relativamente fácil. Su cabello apenas sufre cambios, su estilismo sin embargo es otro. Mas recatada, mas fina y hasta mas elegante podríamos decir. Si ya no enseñas tanto escote por lo menos luce pierna. Un look muy sofisticado, reflejo de su lifestyle. 




2011-2014, ya se encontró

Aquí la encontramos en su mejor momento. Mas recatada y mucho mas orientada, vuelve a recuperar la sensualidad para cubrirla con ceñidos vestidos “muy” para ella. Comienza a lucir transparencias atrevidas pero sin pasarse y la vemos hasta con pantalón en las alfombras rojas. Parece que ha encontrado su sitio y nos encanta. Es mas ella.




2015-2016, ¿¡y tú quien eres!?

Ahora sí que sí. Querida Melania, si ya has encontrado tu zona de confort, si ya eres más tú que otra persona… no te muevas de ahí. Inspírate en otras cosas para tus modelitos que no sean personas ya famosas o ex-primeras damas. No nos convenció tu flequillo de hace dos años pero sabemos que fue algo transitorio durante la búsqueda de tu “tú perfecto” así que te perdonamos. Como consejo, haz que cada prenda que elijas para tu vestuario no le de una patada a lo que tú eres. Al mundo le gusta la gente natural y auténtica que da de qué hablar porque crea contenidos mas que porque los copie. ¡Qué no te de miedo guapi!

Comments

comments

Jorge Morán

Press Manager

Es el especialista e impulsor español del Marketing de Belleza y Lujo a través de la consultoría estratégica en España y América y es además, Editor in Chief de este beauty magazine.

No Comments Yet

Comments are closed