Especial masculino: que el afeitado no destroce tu piel


Es cierto que la estética hipster ha hecho descender algo la cifra de los hombres que se afeitan, pero en contra a lo que se pueda pensar (según un estudio realizado por Kantar Wordpanel), la cifra de “afeitados” solo ha descendido en los últimos dos años del 65,6% a un 64,7%

A ellos no les amenaza el adipocito, ni siquiera entran en grandes batallas hormonales, tampoco están obligados a depilarse, sin embargo, como contrapartida, han de vérselas a diario con el afeitado. Como señala Paula Gugliotta, fundadora de Sepai no se trata únicamente de una rutina tediosa, sino que es un hábito contraproducente desde el punto de vista anti-aging. “El afeitado deja a la piel desprovista de su capa de protección lipídica, volviéndola super sensible y con tendencia a la irritación.”




Afeitarse diariamente equivale a hacerse un peeling de dermoabrasión 1 vez por semana. Se trata de un acto  sumamente agresivo que deja la piel expuesta a los factores de envejecimiento medioambiental, y en el caso de las pieles más jóvenes a los trastornos hormonales que pueden causar el acné.

Nuestra piel es así

* La piel masculina tiene muchas glándulas sebáceas activas, y por tanto muchos poros (comparado con una piel femenina). La testosterona es la  responsable de esta actividad sebácea, que hace la piel masculina más grasa. El problema es que el pH de la grasa es inferior que el del agua, con lo cual, mientras más grasa haya en la superficie, menor es el pH y mayor es la posibilidad de sufrir de acné. 
 
* La piel de los hombres no experimenta un envejecimiento acelerado como la femenina, sino que los signos van llegando poco a poco. A los 30 años, un hombre puede aparentar más edad que una mujer de 30, pero a los 40 y a los 50, el proceso se da la vuelta y en las mujeres se acelera la curva de envejecimiento mientras que en el caso de los hombres, sigue un curso estable de envejecimiento.


Tratado de no agresión en cuatro puntos, las claves del cuidado de la piel masculina

La fundadora de Sepai no se limita a alertar, sino que ha creado un protocolo de cuidado exclusivo para convertir el afeitado en una rutina placentera y beneficiosa para la piel. El objetivo es mantener los poros limpios y sin oclusión, mantener el equilibrio de la capa superficial de la piel, equilibrando la grasa, y recuperar el balance hidrolipídico destruido por el afeitado diario.




1. Limpiar la piel mañana y noche con un producto jabonoso sindet (libre de detergentes) que tenga propiedades hidratantes, equilibrares y energizantes

Wass de Sepai (87 €) es el producto perfecto para esta misión. Emulsión limpiadora e hidratante, acelera la renovación celular. Acabado mate.

Activos: ginseng, ginko biloba y el extracto de té (refuerzan la capacidad de defensa e inmunidad de la piel ); bardana (antimicrobiana y seboregu ladora); fermentos enzimáticos que mantienen el pH óptimo) y betaíne (activo osmolítico que mejora el balance natural de hidratación).

Para retirar el producto, nada como las Cotton Towels de Sepai (16 €/24 unid). Se presentan en forma de pastillas comprimidas y se convierten en unas higiénicas toallas de algodón al entrar en contacto con el agua. A medio camino entre los discos de algodón desechables y las esponjas limpiadoras, se pueden reutilizar varias veces. 

2. Utilizar, antes del afeitado, un bálsamo de limpieza que suavice la piel y ayude a deslizar perfectamente la cuchilla al tiempo que impida el arrastre de la propia capa lipídica de la piel durante el afeitado

Clanes + de Sepai (87 €) cumple estas condiciones y logra que el afeitado quede mucho más al ras que con una crema de afeitar. Se trata de un  bálsamo limpiador todo en uno que hidrata la piel seca. Al no contener surfactantes funciona muy bien con pieles sensibles y atópicas.

Está formulada en forma de microemulsión derivada de sustancias 100% vegetales. Activos: lipoproteínas de soja, aceite de karité (lubrica y suaviza) y aceite de almendras dulces (regenerante).




 

3. Tonificar la piel después del afeitado con un tónico libre de alcohol que calme, equilibre e hidrate dejando a la vez un efecto mate

Balancíng de Sepai (67 €) es un tónico equilibrante y descongestionan que  tonifica al tiempo que alivia el estrés de la piel.
Activos: extracto de rosas, de manzanilla (anti-inflamatoria, vasodilatadora, antiséptica y antiradicales libres) y extracto de hamamelis.
 

4. Mascarilla. ¿Por qué no? Una o dos veces por semana (en el caso de pieles con la zona T grasa) y hasta cuatro veces en el caso de pieles muy grasas, conviene aplicar después de la limpieza nocturna una mascarilla masificaste

Peel Mud de Sepai (98 €) es perfecta. Recarga la piel de la energía nace saria para la regeneración nocturna y elimina las acumulaciones de grasa, dejando los poros limpios y el rostro luminoso, con una sensación de frescura inmediata. Se aplica durante 5 minutos y se enjuaga posteriormente con agua fresca.

Activos: betaíne (osmolito orgánico), aceite de almendras y man teca de karité (regenerantes y nutrientes), kaolín (desintoxicante), enzimas proteolíticas exfoliantes, té verde (antioxidante y antinflam atorio) y ácido salicílico (seboregulador).
 

Comments

comments

Andrés Venegas

Press Manager

Es nuestro redactor jefe en Latinoamérica, missólogo y especialista en belleza. Colabora periódicamente con TBM para ofrecernos los contenidos más actualizados e importantes de América.

No Comments Yet

Comments are closed