Ivanka Trump, la Primera Dama en la sombra

Hoy es la mujer más poderosa del mundo

Es la que más fuerte pisa de la familia Trump y su belleza es proporcional a su seguridad sobre el terreno. Ivanka Trump nació hace 35 años en Nueva York y es una escorpio de manual. Una mujer muy hecha a sí misma, criada entre algodones pero de la que siempre se esperó mucho. Quizá por todo eso ahora la rubia y Primera Dama en la sombra se impone como la mujer mas poderosa del mundo. Os explicamos las razones.



El ojito derecho de papá

Trabajó siempre bajo el respaldo de papá. Estudió en las mejores universidades americanas y mexicanas formándose básicamente en asuntos empresariales. Gracias a todo eso, consiguió convertirse en bicepresidenta del Real State Development and Adquisitions de la Trump Organization. En paralelo y siempre sin parar, comenzó su carrera como modelo además de como diseñadora de joyas. Se alió con la Dinamic Diamond Corporation para introducir su marca en el mercado y abrió su propio “flag ship” en la avenida Madison. ¿A qué no sabes cómo se llamaba la tienda? Sí, Ivanka Trump… Pensó en todo menos en el nombre. Con todo esto, aún le quedaba tiempo para crecer en la High Society americana y es una habitual de Forbes. Si no aparece como rica lo hace como influyente y así sucesivamente. Por esto y por otras muchas cosas más, la hija mayor del presidente supone para él, el alma mater de su vida.




“Ella se lo gana todo con el sudor de su frente”

Con todo este currículum es normal que muchas marcas hayan puesto el ojo sobre Ivanka. La habréis podido encontrar en campañas top para casas como Versace, Thierry Mugler o Tommy Hilfiger. Sin embargo, no ha reparado mucho en este ámbito profesional ya que prefiere y se declara fanática de los negocios de su papá aunque ya ha reconocido que dedica (atención al dato) 3 horas al día a ganarse su propio dinero. ¡Hasta le compró la casa a su propio padre!… Ahí es nada. Para los que digáis que esta niña es una afortunada.



Es la prolongación de su padre

Puede gustarte más o puede gustarte menos pero la realidad es que la chica está preparada. No solo porque ha estudiado en los sitios top del continente americano sino porque su red de trabajo e influencias es tan amplia o casi tanto como la de su padre. Por tanto, se trata de una mujer con tremenda cualificación y convicción de sí misma. Además, otra de esos menesteres que le hacen babear a Donald es que quién mejor que su hija para cuidar los negocios familiares. Está claro que ambos son ricos y que básicamente comparten la misma fortuna así que ahora son cuatro ojos los que vigilan el patrimonio familiar… Y país americano.

Melania no da la talla

Pero si ni siquiera habla inglés bien. No podría negociar ni con un taxista de Nueva York. Lo que le pasa a la Primera Dama oficial (no a la de verdad) es que su formación es tan escasa como su oratoria y en el mundo empresarial priman otras cualidades que no son el encanto y la sensatez. Además, ya hemos conseguido tragar con Melania. Se sabe que la imagen que tenemos de ella viene dado más por el show que ofrece que por la rigurosidad de sus discursos y aunque esto al presidente le viene muy bien, no es suficiente para ejercer el papel de Primera Dama.

Comments

comments

Jorge Morán

Press Manager

Es el especialista e impulsor español del Marketing de Belleza y Lujo a través de la consultoría estratégica en España y América y es además, Editor in Chief de este beauty magazine.

No Comments Yet

Comments are closed