Nada más fresco que un baño de parafina caliente


Un tratamiento de parafina te alivia los dolores crónicos de las articulaciones y los músculos tensos además mejora el flujo de la sangre del área tratada

La parafina licuada es muy eficiente absorbiendo y reteniendo el calor. Cuando sumerges tu mano o pie en el baño de parafina, el calor se transfiere de la cera a las áreas afectadas mientras esta se solidifica, aumentando la circulación y así alivia el dolor y la tensión. Para ayudar a suavizar la piel, la parafina aumenta la provisión de la sangre, mientras abre los poros y atrapa la humedad de las capas de piel más internas.


EL SECRETO

Los tratamientos de parafina también suavizan la piel seca, resquebrajada, dura y escamada

Si optamos por la pedicura, nada como empezar con una ligera hidratación con baño de parafina después de tratar las uñas y cutículas. Esta inmersión para nuestros pies, es extremadamente placentera y relajante, muy de agradecer cuando nos encontramos sentados mientras puedes ver llover tras las inmensas cristaleras de Nenha (Hernani 49). Se trata de uno de los métodos más antiguos y eficaces, pues la parafina (22 €) permite a la piel recobrar su hidratación natural, dejándola suave y mejorando la circulación sanguínea en pocas sesiones. Termina con el esmaltado, a elegir entre los colores navideños de temporada.

Comments

comments

Andrés Venegas

Press Manager

Es nuestro redactor jefe en Latinoamérica, missólogo y especialista en belleza. Colabora periódicamente con TBM para ofrecernos los contenidos más actualizados e importantes de América.

No Comments Yet

Comments are closed