No más pliegues de amargura


Rejuvenece la expresión sin rellenos y sin alterar la fisionomía facial

Transformar la verticalidad del rictus con naturalidad ha sido desde siempre uno de los caballos de batalla de los médicos estéticos. Los fillers abrieron una vía, pero a la larga, los resultados resultaban poco naturales y no dejaban de traslucir un ligero “efecto inflamado” en la zona. La llegada de los hilos de polidioxanona (PDO)* ha marcado un antes y un después en la lucha contra la flacidez facial/corporal y era de esperar que pronto formaran parte de la carta de tratamientos destinados a combatir el código de barras, las comisuras caídas y el conocido como “pliegue de la amargura”.



EL SECRETO

El Centro médico Lajo Plaza nos presenta su técnica de eliminación del odiado “pliegue de la amargura” llamado Cat whiskers (a partir de 450 €) mediante hilos PDO rejuvenece la expresión sin rellenos y sin alterar la fisionomía facial gracias a su protocolo de aplicación. Fueron de los primeros en utilizarlos y no es de extrañar que sean pioneros a la hora de diseñar el protocolo de esta nueva técnica, por la imitación de los respingones bigotes de gato que les confieren una expresión alegre y siempre joven.

La técnica: Su éxito radica en la colocación de los hilos en puntos estratégicos del surco naso labial y consta de dos fases:

– En la primera se insertan los monofilamentos más finos sobre el labio superior para redensificar la piel, minimizar las arrugas verticales y elevar las comisuras de los labios.

– En la segunda, los hilos se colocan de forma entrecruzada en la parte lateral externa del surco y en dirección hacia la oreja para trazar una malla de sujeción que logre tensar en perpendicular.

¿Para quíen?: Está especialmente indicado para mujeres de 35 a 45 años o en casos de flacidez moderada en la zona. Lo ideal es que el problema no esté relacionado con una excesiva mímica facial.

Resultados: Las comisuras de los labios pierden la verticalidad que provoca las llamadas líneas de la amargura y se tensa la zona de los surcos de forma muy natural. El rostro queda notablemente rejuvenecido gracias al cambio de expresión y a lo largo de los meses se va formando colágeno nuevo que previene la flacidez y tensa la piel de la zona. El código de barras se suaviza de inmediato. El efecto definitivo se nota a partir de la cuarta semana tras la sesión y se mantiene durante al menos 18 meses.

 

Comments

comments

Andrés Venegas

Press Manager

Es nuestro redactor jefe en Latinoamérica, missólogo y especialista en belleza. Colabora periódicamente con TBM para ofrecernos los contenidos más actualizados e importantes de América.

No Comments Yet

Comments are closed