Que el otoño/invierno no sea un problema para tu piel


La llegada del frío, los cambios bruscos de temperatura, la influencia de la luz y la contaminación conforman los factores climáticos propios del invierno que agreden la piel

Durante estos meses, se vuelven más notorios algunos factores que son propios de la estación y que afectan en forma negativa a la piel. Dentro de ellos, problemas cutáneos como las rojeces, que suelen padecer las personas de piel sensible.

El frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación. Esto causa que no lleguen suficiente oxigeno ni nutrientes a las células de la epidermis, dejando la piel con un aspecto apagado. También se retrasa el ciclo de la renovación celular y se acumulan las células muertas, causando una sensación de tirantez y falta de confort debido a que esta capa de células muertas impide que la secreción sebácea natural de la piel llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible.


EL SECRETO

Ante esta problemática acudimos a nuestros amigos de Slow Life House (Salustiano Olozaga/11) para conocer su protocolo ideal para combatir los daños del frío en nuestra piel. Se trata del Peeling-Mascarilla contra el frío (75 €), un sorprendente tratamiento dual que combina exfoliación + envoltura corporal para una piel más suave, sedosa y mimada.

El protocolo

– El primer paso es aplicar una capa generosa del Exfoliante Hidratante. Un innovador peeling nutritivo extraordinariamente emoliente que combina las propiedades renovadoras y remineralizantes de la sal del Himalaya, con el poder relipidizante de la manteca de Murumuru y el aceite de Monoi de Tahití.

– Se realiza un peeling manual intensivo en todo el cuerpo con movimientos profundos y vigorosos, combinando así el efecto exfoliante con una movilización de los tejidos, relajación de la musculatura y estimulación de la circulación. De esta forma, no sólo se revela una piel nueva y sedosa, sino que se prepara la piel para recibir mejor todos los activos de la fórmula, pues se potencia su absorción.

 



– Se pasa a realizar una mascarilla-envoltura corporal aplicando más producto y cubriendo el cuerpo con papel osmótico durante diez minutos. Es el momento en el que los extraordinarios ingredientes penetran, reparan e hidratan. La manteca de Murumuru, rica en ácido linoleico y oleico, es un poderoso humectante que proporciona una nutrición intensa a la piel. Utilizado desde hace miles de años, el aceite de Monoi de Tahití es un auténtico cóctel de ácidos grasos esenciales que hidrata las capas superficiales de la epidermis, la protege contra las agresiones externas y mejora la firmeza y suavidad de la piel. La sal del Himalaya, gracias a su alto contenido en minerales esenciales, revitaliza la piel, relaja e incluso renueva la energía.

– Finalizada la mascarilla – envoltura, el producto se retira en la ducha que se encuentra en la misma cabina.

Comments

comments

Andrés Venegas

Press Manager

Es nuestro redactor jefe en Latinoamérica, missólogo y especialista en belleza. Colabora periódicamente con TBM para ofrecernos los contenidos más actualizados e importantes de América.

No Comments Yet

Comments are closed