Saben cosas de ti que ni te imaginarías…

¿Cuántas veces habremos facilitado datos muy personales sin saberlo?

Es imposible leerse todas las condiciones y temidos de participación en cada una de las webs en las que nos registramos o apps que descargamos. Falta tiempo, es un rollo interminable de cláusulas burocráticas en su mayoría, leyes de protección de datos, etc. Es decir, que muchos pensamos que se tratan de textos “tipo” o lo que es lo mismo, un copia y pega que todas las empresas incluyen al final de sus formularios de inscripción de cara a cumplir con las ley. Sin embargo, ¿sabemos que estamos aceptando? Se trata de una especia de firma digital a la que no le damos el mismo valor que una firma de puño y letra, pero puede traer peores consecuencias. Fíjate en la imagen de mas abajo.

Se aprovechan de ello

Sabemos que no leéis todo lo que aceptas así que ¿por qué no utilizarlo en nuestro beneficio? Todos los que nos dedicamos al marketing estamos convencidos de la necesidad de conocer detalles concretos sobre el tipo de público al que llegamos, sus preferencias, características, cualidades y cuanto mas sepamos mejor. Solo de esta manera es posible adaptar las diferentes estrategias que desarrollamos en el día a día. ¡Ahora bien! <strong>Esta aparente e inocente necesidad por querer saber mas sobre el consumidor se está convirtiendo en una obsesión que a mí, como profesional me preocupa</strong>. Sobre todo de cara a vulnerar o aprovecharnos de que precisamente vosotros, no leéis las condiciones y términos del servicio que contratáis.



Lo saben todo de ti y no te importa: tus contraseñas, números de tarjeta y pin y mucha mas información privada

Imagínate que restauras tu teléfono con los datos de fábrica. En el intento por descargarte todas las aplicaciones que ya tenías, comienzas una carrera para bajarte whatsapp, redes sociales, la app de Emoji (emoticonos) y muchas otras y te apresuras por tenerlas todas operativas. Como no le vas a dedicar treinta mil horas a leerte todos los términos de condiciones del servicio y dado que son gratuitos, damos a aceptar todo lo que nos aparece sin preocuparnos por lo que estamos consintiendo. Las sorpresas llegan poco después. Quieres instalar una app de emoticones y cuando estás a punto de aceptar, te advierte un mensaje como el de la imagen. ¿Con qué fin una empresa relaciona el servicio que ofrece con la necesidad de recopilar todos tus datos? Incluso las contraseñas mas personales, números de tarjeta de crédito, pin y en general todo aquello que escribas o compartas por whatsapp y a la app de emoticones, irá a parar a esta empresa secundaria. Es decir, ¡qué registran todo lo que escribes! No añado mas, solo hago un llamamiento a lo que eso significa. Yo entiendo que si acepto esas condiciones renuncio a mi privacidad… Y me ha gustado cero la idea. Por lo que he decidido ponerme a buscar en mi teléfono todo aquello que pueda suponer una amenaza o inseguridad.

Comments

comments

Jorge Morán

Press Manager

Es el especialista e impulsor español del Marketing de Belleza y Lujo a través de la consultoría estratégica en España y América y es además, Editor in Chief de este beauty magazine.

No Comments Yet

Comments are closed